La tierra de diatomea es utilizada como protector de rayos solares en una gran variedad de cultivos que ven sus frutos afectados por el sol. La aplicación foliar de la tierra de diatomea produce una capa blanca que protege a las plantas y especialmente a los frutos sensibles, de los golpes de sol en las horas de mayor luminosidad, al reflejar el espectro infrarrojos y ultravioletas, evitando quemaduras y daños que afectan al desarrollo de las plantas y al aspecto de los frutos, flores, hortalizas, etc…

La acción reflectante de la tierra de diatomea alternativa caolín, ayuda al cultivo a soportar mejor episodios de estrés hídrico y excesos de calor e insolación, especialmente durante el verano, permitiendo un mejor desarrollo del cultivo lo que influye en la cosecha final, ya que los golpes de sol también provocan estrés en los cultivos que paralizan su desarrollo vegetativo y el normal crecimiento de las plantas.

Los daños por quemaduras solares en los cultivos dañan el aspecto y coloración en las hortalizas y frutas haciéndolas no aptas para venta en los mercados, originando grandes pérdidas en la economías de los agricultores.

En la actualidad se viene utilizando la tierra de diatomea alternativa al caolín, ya que la tierra de diatomea además de acción reflectante, también nos proporciona por sus propiedades protección contra hongos e insectos.